Foto: Americatv.com

Dicen que la violencia solo genera más violencia, pero ¿de qué otra forma se podría reaccionar si alguien te agrede de esta manera?

Hace unos días vi un video en Facebook que me impactó mucho: una drag queen que llevaba puesto un entallado vestido blanco invitaba a la gente a asistir a una presentación. De pronto, ahí en la calle, a plena luz del día, un tipo le quita la peluca de un jalón y le grita faggot (marica en inglés). Es muy probable que el video sea ‘fake’ (juzguen ustedes mism@s), pero lo importante aquí es el hecho de que, aunque el video sea falso, este tipo de agresiones son una realidad para muchos miembros de la comunidad LGBT, ya sean drag queens o gays o lesbianas o trans. ¿Cómo se debe reaccionar ante este tipo de ataques?

¿Qué debe hacerse cuando alguien invade así nuestra integridad y de paso nos insulta?

«Pinche puto».

Cuando le pedí al poeta queer César Cañedo que me dijera un insulto que le han dicho por ser quien es, lo primero que dijo fue: «Pinche puto». Me encanta el look de César, tan auténtico y versátil. ¿Cómo reacciona él ante este tipo de agresiones y cuál es su postura?

«En mi experiencia no he tenido que dar un golpe, algunas veces por quedarme paralizado y no saber cómo reaccionar, o porque asumía que eso era lo que me tocaba recibir; tiempos pasados de culpa internalizada. Ahora prefiero responder con actitud corporal: si recibo un insulto me contoneo más, o les tiro un beso, otro tipo de confrontaciones; por supuesto, con la convicción de que en algunos casos será necesario tener confrontaciones directas, insultos o poner el cuerpo en modo agresivo. Se sopesan los momentos y los ataques y me parece importante explorar varias reacciones. Quizá en alguna situación que lo considere intentaré ser empático, intentaré abrazar a quien agrede y hacer que entienda que esa violencia no la tendría por qué canalizar en quien es feliz».

El poeta queer César Cañedo, en toda su gracia y todo su esplendor / Foto: Cortesía César Cañedo

«Cuando este tipo de situaciones pasen sí tienes que reaccionar».

La drag queen y activista Aurora Wonders ha vivido de todo. Le han gritado en el metro, en la calle, e incluso una vez ¡le aventaron un tubo! Según Aurora, «obviamente te enojas».

«Te sacas de onda y luego dices: “Oye, esto no puede ser“. No lo definiría como violencia, pero cuando ese tipo de situaciones sucedan —no se lo deseo a nadie porque es muy desagradable— no lo puedes dejar pasar. Sí tienes que reaccionar y sí tienes que hacerle saber a la persona que te está agrediendo que lo que está haciendo está mal; que eres una persona, que mereces respeto. La violencia nunca es la respuesta, siempre podemos dialogar. Siempre podemos intentar mediar un poco, pero a veces hay cosas que suceden tan rápido que uno reacciona y pues si te están agrediendo, tu instinto es defenderte. Pero yo creo que tenemos que respirar y sí contestar, pero siempre con mucha inteligencia, con la cabeza lo más fría que se pueda, y recordar que al final somos un reflejo de nuestra comunidad. Viviendo como vivimos también es una forma de activismo. Vivir sin miedo es una forma de activismo. Hay que defender nuestro mensaje lo mejor que se pueda».

Foto: Cortesía Aurora Wonders

Por su parte, la arquitecta y activista trans Gislenne Zamayoa considera que a veces un@ debe poner un ‘hasta aquí’ a sus agresores.

«Sí hay que poner muchas veces a la sociedad en su lugar, pero más que todo con clase. Es mejor eso a quedarse callada y tragarse las represiones de la sociedad, además de que esto empodera más que vulnerizar».

Sin embargo, en las épocas que empezaba su transición psicológica, Gislenne tuvo que ponerle un alto a unos trabajadores. «Uno de mis miedos era salir a hacer jogging por las mañanas, y cómo era que me vería la gente a la hora de no sentirme segura en mi propia piel», recuerda.

Un día que salió a correr con su terapeuta, estrenando su «nuevo outfit muy femenino», tres hombres le gritaron «el muy clásico PUTOOOOO y varios chiflidos».

Foto: Cortesía Gislenne Zamayoa

«Sí era obvio que con mi estatura se denotaba muy gay mi look. Me atravesé la calle y al momento de llegar con los tres tipos que me gritaron y me silbaban empezaron a hacerse chiquitos, pues no habían dimensionado mi tamaño a la distancia; en ese entonces sí tenía mucho mucho más cuerpo y pesaba más de 100 kilos y me les fui encima, uno de ellos hasta tomó una barra para defenderse…».

«Bien merecido».

Algunos de los comentarios en el post de Facebook donde sale el video de la drag queen Heiress Blackstone dándole un golpe al hombre que le quita la peluca y le grita faggot incluían frases como «Merecido» y «Bien merecido». ¿Ustedes qué opinan? En situaciones como esa, ¿qué debe hacerse: dejar que te quiten la peluca, te humillen y no hacer nada?

Dicen que no hay que caer en provocaciones, y estoy de acuerdo. Pero todo sería más fácil si la gente respetara a l@s demás. Lo ideal sería que, si ven a una drag, no le arranquen la peluca; que si ven a un gay, no le griten «pinche puto»; que si ven a una mujer muy masculina no le griten «pinche machorra». Lo ideal sería que la gente viva y deje vivir.

Que viva el amor.

Y tú ¿qué opinas?