Fotografía de portada: Andrés Felipe Valenzuela Parra (Bogotá, Colombia)

Levanta la mano si te han cuestionado, criticado y atacado por ello: por TU identidad.

Levanta tu mano si alguna vez te han dicho que no pareces gay, lesbiana o bisexual aunque tú lo seas (y te salga muy bien); que deberías ser más masculino o más femenina; que por qué no te gusta que te identifiquen como gay si te encaaanta la…; que por qué te pones apellidos de cantantes o actrices estadounidenses si el tuyo es López, Gómez, Pérez; que por qué dices que eres metalero si te gusta la cumbia guapachosa; que por qué haces lo que te la gana con tu cuerpo, tu apariencia, tu nombre y tu vida.

Cuando yo escucho a alguien decir que «las mujeres trans no son mujeres», siento como si me dieran una patada en las gónadas. Me duele tanto, que para despejar dudas y combatir la ignorancia, investigué sobre transgeneridad y transexualidad y escribí una serie de tres artículos al respecto. Y es que se necesita mucha soberbia y abundante egoísmo para afirmar que alguien no es mujer porque no tiene vulva u hombre porque no tiene pene y testículos. Conviene entonces preguntarse:

¿Qué es un hombre? ¿Qué es una mujer?

No te molestes en acudir al Diccionario de la lengua española de la Real Academia Española (RAE) o en guglearlo. Ya lo hice por ti, y no me sorprende encontrar barbaridades, simplismo estúpido y sexismo.

¿Cuáles son las cualidades por excelencia a las que se refiere la RAE (cuya definición sirve de dizque argumento para muchas personas)? ¿Caderas anchas y tetas voluminosas? ¿Cabello largo y mirada coqueta? ¿Instinto de maternidad y sexto sentido (femenino, por supuesto)? ¿Útero y labios vaginales bonitos? ¿Hay mujeres que son más mujeres que otras… ajá… con base en qué? ¿Qué debemos entender por sexo femenino? ¿Se refiere a lo genital, lo gonadal, lo hormonal, lo sensible, lo tierno…? ¿Para ser considerada mujer hay que estar casada con un hombre? Y si la unidad de medida para considerar a alguien mujer es únicamente su cuerpo, ¿en dónde quedan los aspectos psicológico, social, cultural e histórico que configuran la identidad humana? ¿Por qué para mucha gente importa más lo que alguien tenga entre las piernas que toda a infinidad de aspectos que sirven para conformar su existencia sexual?

¿Qué hace hombre a un hombre? ¿Su pene? ¿Sus huevos? ¿Nada más? ¿Y mujer a una mujer?

En otras palabras, si te digo que yo 𑁋Jorge Aldana, nacido con pito y huevos𑁋 soy mujer, que me identifico desde la niñez como mujer, que tengo documentos legales que me identifican como mujer, que personas cercanas a mí se refieren a mí como mujer, que me siento plena asumiéndome como mujer, pero sabes o intuyes que tengo pene, ¿entonces no me vas a reconocer como mujer ni respetar mi derecho humano al libre desarrollo de la personalidad que tú sí exiges y ejerces? Tengo dos palabras para ti: incongruencia, transfobia.

BREVIARIO IDENTITARIO

Cada persona construye su identidad con base en el entorno en que nace, crece y se desarrolla, así como con sus necesidades, sentimientos, conocimientos, anhelos, gustos, afinidades y experiencias de vida 𑁋entre muchos otros factores𑁋, mismos que continuamente cambian y generan transformaciones constantes en dicha identidad.

Cabe señalar que la identidad también se configura a partir de lo que no nos gusta, de lo que no somos, de lo que no queremos ni nos interesa, de lo que rechazamos o nos causa aversión. Y a veces, esas cuestiones contrarias o en extremo opuestas a lo que sí nos caracteriza pesan más, mucho más, que las que sí. Por ello, cuando otro ser humano pone en tela de juicio las concepciones que alguien emplea para construir la identidad propia, a menudo es visto como una amenaza, una desestabilización a los cimientos de la personalidad, una afrenta a lo que debe ser para que «yo» me identifique: a lo correcto, bueno, aceptable, «natural», divino…

Entonces, te pregunto, ¿qué representa para tu identidad que haya mujeres trans y hombres trans?

EL TESTIMONIO DE DOS MUJERES TRANS

Para entender por qué es extremadamente grave, perjudicial y discriminatorio que no se reconozca a una mujer trans como mujer (sin peros) o a un hombre trans como hombre, me di a la tarea de recopilar testimonios de personas en tal condición, y con motivo del Día Internacional de la Mujer 𑁋fecha en que se enaltecen y promueven la igualdad, la justicia, la paz, la no discriminación y el desarrollo para todas las mujeres (no nada más de las que tienen cualidades consideradas femeninas por excelencia)𑁋, me pareció pertinente entrevistar a mujeres trans con el fin de dar a conocer, de primera mano, su experiencia de vida.

En esta ocasión, te presento el testimonio de María Clemente García Moreno* y el de Gislenne Zamayoa Gama**, a quienes agradezco infinitamente que hayan accedido a compartir conmigo y el público Homosensual sus impresiones sobre el tema de este artículo. El siguiente, es un resumen de la charla que tuvimos.

Desde tu punto de vista, ¿las mujeres trans son mujeres?

MC: Claro, por supuesto que son mujeres. Cuando alguien opina la contrario, pienso que demuestra falta de entendimiento sobre qué es género, además de carencia de educación sexual.
GZ: Siempre han sido mujeres. La gente no entiende lo no binario. Si no es hombre y no es mujer, ¿qué es? Eso no significa que tú no te sientas hombre o mujer. Importa la manera en que tú te percibes e identificas.

¿Qué barreras has enfrentado para obtener trato digno y respetuoso a partir de tu transición y vida como mujer trans?

MC: La principal barrera que he enfrentado es la exclusión. Cuando algo parece demasiado extraño, da miedo debido a la falta de entendimiento que comenté, y eso provoca rechazo. No debería ser así; por ello, hay que trabajar para que no haya discriminación en lo social, lo político, lo laboral y otros ámbitos.
GZ: Afortunadamente, no he recibido discriminación como tal. Como arquitecta, dirigiendo a nivel de calle, la gente de pronto pasa y se me queda viendo, se impresionan. Quizá haya gente que no esté de acuerdo con lo que soy o lo que hago como mujer trans, pero también me respetan. Si me eligieron para hacer una obra es porque tienen referencias mías. El hecho de que sea trans no significa que sea estúpida. Mi propia visibilidad es mi activismo, y la que me da trabajo.

María Clemente, retomando el asunto de lo político, en Ciudad de México hay disposiciones legales para reconocer jurídicamente la identidad de género de personas trans. ¿Crees que contribuye a promover trato no discriminatorio hacia las personas trans?

MC: El reconocimiento jurídico de las personas trans en documentos oficiales es sumamente importante. Creo que es necesario que dentro de la agenda de la diversidad sexual a nivel nacional se incluya esto como una acción prioritaria porque es el primer paso de las personas trans para insertarse en asunto políticos de sus comunidades. Una identificación oficial no garantiza el ejercicio de los derechos, pero es la llave de acceso a ellos. Te da certeza jurídica de que existes como hombre trans o mujer trans. Pero todavía hay que pelear para poder ejercerlos. En ese sentido, hay que hacer un llamado a los grupos pro diversidad sexual para que se sumen a nuestras necesidades, ya que las personas trans en muchas ocasiones han sido solidarias con las luchas políticas de las poblaciones LGBTTTI.

“No lo (sic) criaron como mujer, no es mujer”, “No fue socializado (sic) como mujer desde su infancia, no es mujer”, “Lo (sic) criaron como hombre y tuvo ‘privilegios’ de hombre, no es mujer”, son frases recurrentes entre quienes se resisten a reconocer a las mujeres trans como mujeres. ¿Qué piensas de ello?

MC: Percibo falta de entendimiento de la identidad de género. Las mujeres trans tenemos una crianza cultural impuesta. Al nacer biológicamente macho o hembra se nos asocia con un género, masculino o femenino respectivamente. A nosotras se nos impone una crianza, educación y demás para construirnos una masculinidad. Al no tener concordancia con ese género, a pesar de esa imposición familiar y social, vamos construyendo nuestro género como mujeres. Al transicionar y reivindicar nuestra identidad de género y vivirla plenamente todos los días, esos privilegios que sugieren que ostentamos desaparecen, porque al momento de asumirnos mujeres, también sufrimos estigmas adicionales que nos vuelven muy vulnerables, también padecemos violencia de género, tenemos temor de salir en la noche y de ser asesinadas por un hombre. También somos víctimas del machismo y del patriarcado.
GZ: Que no se nos reconozca por medio de una asignación social [desde el nacimiento] es muy diferente, pero las mujeres trans son mujeres. ¿Qué quiero decir con esto? Simplemente, cuando vas pasando por un proceso de travestismo, de transgenerismo o de transexualidad, lo que importa es la manera en que tú te percibes, y como tú te quieras identificar: femenina, binaria, no binario, trans, queer, mujer u hombre, y la mejor transición que puedes hacer es la psicológica, más allá de la hormonal, porque es la que te prepara de por vida. Para mí ser trans es tan solo una pequeña parte de mí; es algo que no me define, que no me califica. Sé que es algo que rompe estereotipos sociales […] mas es algo que yo tomo como mi libre derecho para ser la persona que quiero.

¿Cómo podemos formar alianzas o generar conciencia en quienes piensan diferente en relación con el reconocimiento de las mujeres trans como mujeres?¿Qué estrategias podemos crear para fomentar el diálogo y entendimiento de su identidad de género?

MC: Pienso en dos vías. Uno, la VISIBILIDAD. Las personas trans tenemos que estar presentes en los espacios de discusión y de toma de decisiones para que se conozcan nuestras necesidades, posturas y propuestas. Y otra es el DIÁLOGO. Incluso con quienes piensan diferente, siempre basándonos en un principio fundamental: respeto. Que conozcan nuestras opiniones, nuestras historias, y quizá poder llegar a un entendimiento para incluirnos en todos los ámbitos necesarios para lograr avances en el reconocimiento de las mujeres trans.
GZ: VISIBILIDAD. Entre más haya, habrá más cultura y más conocimiento. La visibilidad enseña y educa, te da empoderamiento; y va de la mano del respeto. Ayuda a romper con los estigmas.  La EDUCACIÓN CULTURAL es algo en lo que he invertido mucho a lo largo de al menos 8 años. [Al respecto] Pienso que debería haber más foros, propuestas trans y espacios trans friendly. Si entre nosotros mismos dentro de la comunidad LGBTTTI no nos conocemos, ¿cómo queremos darnos a conocer y entender a la sociedad? También, tenemos que gestionar protocolos de atención [para la salud] de personas trans.

EPÍLOGO TRANSFORMADOR

Si después de este recorrido aún sientes renuencia para reconocer y respetar que las mujeres trans son mujeres (sin peros), piensa que la identidad de género ha sido útil para cuestionar y transformar la manera en que concebimos qué/quién es una mujer y cuáles son sus roles en la sociedad.

  • ¿Qué actividades y espacios estaban negados a las personas en función de sus genitales hace 10, 20, 50 o 100 años? ¿Cómo construían su identidad de género?
  • ¿Qué tanta libertad para ser mujer o ser hombre hay para quienes no encajan en estereotipos de género derivados de la genitalidad?
  • ¿Las decisiones, relaciones sociales, ejercicio de derechos y desarrollo de la personalidad deben tener como base lo genital? De ser así, entonces…

¿Los humanos no somos más que bultos de pelo, pellejo y huesos pegados a un pene y su par de huevos o a una vulva?

Humans | Equality Gender • Animación: Ángel Vera (Málaga, España)

Y tú ¿qué opinas?