Foto: Lesbian Lips

La obra de Chajdas se caracteriza por visibilizar las relaciones lésbicas con todo y sus vicisitudes en la sociedad.

Nina es una película polaca cuyas protagonistas son lesbianas, están guapísimas y lo mejor de todo, buscan algo nada fácil: llevar su relación hasta las últimas consecuencias y hacer que el amor por su hijo trascienda los límites impuestos por la sociedad.

Nina (Julia Kijowska) y Wojtek (Andrzej Konopka) desean adoptar un hijo, pero su ciudad esto parece imposible. Ambas deciden acudir a una clínica donde puedan llevar a cabo una gestación subrrogada. Conocida también como gestación por sustitución o vientre de alquiler, la gestación subrrogada consiste en que una mujer alquile su vientre para gestar a un bebé que al cabo de nueve meses lo pedirá una pareja.

La pareja conoce a Magda, una guardia de aeropuerto que se convierte en la mujer ideal para llevar a cabo la subrrogación. Su acercamiento con Magda se da de manera sutil, sin dejar que conozca sus intenciones. Por su parte, Magda no es demasiado fiel a su novia y ve en Nina alguien con quién ponerle los cuernos. Sin embargo, Nina no es indiferente al deseo de Magda y termina enamorándose de ella.

Foto: Hay una lesbiana en mi sopa

Con Nina, la directora Chajdas ha decidido dar el salto a la pantalla grande. Cabe recordar que Nina se estrenó en el Rotterdam Film Festival, uno de los festivales más importantes de Europa, junto con Cannes Locarno. Lo que la crítica ha mencionado es que la obra de Olga Chajdas se define como un cine bueno y necesario para la comunidad LGBT cinéfila.

Si eres un amante del cine y quieres saber más, te invitamos a verla. Te estás perdiendo de una de las mejores cintas lésbicas de la historia ;).

Y tú ¿qué opinas?