Gobierno de Colombia pide disculpas a mujer LGBT+ por discriminación

El gobierno de Colombia pide histórica disculpa por discriminación en una carcel, a mujer LGBT+, después de 23 años en un evento.

Publicidad

El gobierno de Colombia ha pedido histórica disculpa por discriminación en una cárcel al no permitirle a una mujer LGBT+, recibir visitas íntimas de su novia en prisión, después de 23 años. Marta Álvarez, fue sentenciada a 20 años de prisión en 1994, y desde entonces comenzó una doble condena pues debido a su orientación sexual no le fueron permitidas las mismas cosas que a las demás reclusas.

El director del centro carcelario de Pereira, en 1994, se negó a permitirle a Álvarez visitas íntimas de su novia, pues para él, las visitas solo eran un derecho para heterosexuales. En Diciembre de 2003, Álvarez, fue liberada por buena conducta y en 2014 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), dictaminó que su derecho a la igualdad había sido violentado y que el estado debía asumir responsabilidad.

“En nombre del Estado lamento profundamente estos hechos y manifiesto mi rechazo total frente a interpretaciones abusivas y discriminatorias basadas en orientación sexual. Negar el derecho a la visita íntima en razón de su orientación sexual fue un hecho de discriminación extrema, pero no haberle ofrecido un recurso judicial efectivo para reivindicar sus derechos profundizó la violencia institucional de la que ya era víctima.”

Declaró el ministro de Justicia, Enrique Gil.

Álvarez espera que su caso sirva para crear un precedente evitando que cualquier persona LGBT+, tenga que padecer lo mismo que ella. Actualmente vive en Estados Unidos junto con su pareja, la misma a la que el Estado no le permitió visitarla dentro de prisión.

Debido a esto, en diciembre del 2016, el sistema penitenciario colombiano emitió un reglamento en el que se garantiza la visita íntima entre parejas del mismo sexo.
Además, como parte de la disculpa a esta mujer, el Estado se comprometió a distribuir el libro ‘Mi historia la cuento yo‘, escrito por Álvarez y que cuenta su historia, con los internos de algunas partes del país.

“La lucha sigue. La lucha por los derechos LBGTI es interminable. Quiero regresar a Colombia para seguir trabajando por esto”, manifestó alguna vez, Marta Álvarez.

Marta trabaja en una farmacia, tiene 58 años y vive en Boston

Y tú ¿qué opinas?