Foto: Minuto a minuto

El título es tan creativo que cuando lo leímos pensamos que se trataba de una película sobre el Imperio Gay. Pero no, es una guía para identificar homosexuales.

Alrededor del mundo siempre habrá personas que no crean necesario respetar (y ya ni se diga tolerar) a las personas LGBT. Esto lo sabemos de sobra. Sin embargo, siempre se puede llegar a grados inimaginables en lo que a LGBTfobia se refiere.

Las escuelas son las primeras en fomentar el rechazo, la discriminación y, en general, todos los antivalores de lo que se jactan en erradicar entre sus estudiantes en favor de la sociedad. Y en Argentina saben de esto, sobre todo en este colegio religioso, que elaboró una «guía» para que sus alumnos sepan cómo tratar a un homosexual.

Foto: Clarín

El colegio lleva por nombre Instituto Cristiano Evangélico Bautista, y se identifica como una escuela de enseñanza privada localizada en Entre RíosArgentina. La guía que prepararon los profesores para sus alumnos salió a la luz cuando estos últimos compartieron su contenido en redes sociales.

«Cuidado, llegaron los adolescentes» es un libro escrito por José Luis Cinalli, pasto de la Iglesia de la Ciudad de Resistencia y encargado de la educación de los alumnos inscritos en dicho instituto.

Entre sus consejos, este es uno de los que más llama la atención:

Nunca trates de asistir a un homosexual tu solo. Hazlo junto a dos o a tres personas más; si involucra ambos sexos mejor. Evita los encuentros prolongados y en lugares privados.

Foto: Clarín

En otro apartado se insta a no aceptar a los homosexuales dado que esto «atenta contra el plan de Dios para el hombre». Y continúa el mandato:

La Biblia la condena de manera terminante. La homosexualidad es una práctica pecaminosa. En la tradición del Antiguo Testamento, la actividad erótica entre miembros del mismo sexo era considerada una abominación religiosa que ofendía a Dios y exigía castigo drástico.

Foto: Clarín

Cabe resaltar que este colegio católico ve en la homosexualidad un «refugio ante el sexo opuesto». Esto significa que quienes admitimos nuestra homosexualidad le tenemos tanto miedo al sexo opuesto que no podemos con él y preferimos buscar consuelo en brazos de personas de nuestro mismo sexo (WTF!!!!).

Una de las preguntas que se plantea esta guía es «¿Es posible saber quién es homosexual?, a lo que esta misma responde más adelante:

Muy difícilmente. La verdad es que la mayoría de los homosexuales se ven y se comportan como cualquier otra persona. Es posible trabajar junto a un homosexual por años y nunca saberlo.

De acuerdo con el capellán del instituto, Cristian Farías, se trata de un proyecto escolar cuyo tema se iba a abordar en clase, afirmando que «la homosexualidad es pecado».

No discriminamos a nadie pero sí tratamos de establecer lo que dice nuestra fe, nuestra confesión, para que los alumnos tengan una herramienta para ir por el buen camino.

La Iglesia católica ya es caso perdido. De verdad no nos sorprende ni tantito. ¿Y a ustedes?

Y tú ¿qué opinas?