En una manifestación pacífica en Tegucigalpa, los activistas de la comunidad LGTB exigieron al Gobierno intervenga contra los crímenes de odio.

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Honduras pidió al Gobierno hondureño que garantice una investigación imparcial y eficaz para esclarecer el asesinato de cuatro miembros de la comunidad LGBT.

Publicidad

El Estado tiene la obligación de respetar, proteger y garantizar el derecho a la vida de todas las personas en su territorio, sin discriminación por orientación sexual o identidad de género, a la luz de los estándares de derechos humanos emanados de los tratados internacionales ratificados por Honduras“, indicó en un comunicado el Alto Comisionado de la ONU en Tegucigalpa.

Además, instó a Honduras a “continuar las investigaciones iniciadas” sobre el asesinato de cuatro personas LGTB en el departamento de Cortés, norte de Honduras, en la última semana. Enfatizó que las investigaciones deben realizarse de “forma imparcial, pronta y eficaz“, pues “no sólo representa una obligación del Estado ante las víctimas y sus familiares, sino una premisa para evitar su reproducción en el futuro“.

La ONU expresó además “su consternación” por los crímenes y señaló que, según las primeras investigaciones, las cuatro personas murieron “en circunstancias violentas” y que algunas de las víctimas pudieron “haber sido secuestradas y sufrido violencia física antes de su asesinato. La oficina deplora estas muertes desde su compromiso con la vida humana y expresa su solidaridad con los familiares y amigos de las personas fallecidas”.

Activistas LGBT se han preocupado por hacer marchas en contra de la violencia contra personas LGBT.

Una mujer transexual fue asesinada a puñaladas el pasado 12 de noviembre en la aldea San Manuel, dos días después de que otros tres miembros de esa comunidad murieran violentamente en el sector de Choloma. La ONU denunció que otro miembro de la comunidad LGTB está desaparecido desde hace varios días, sin que sus familiares y amistades conozcan su paradero.

El Comité de Derechos Humanos de la ONU expresó a Honduras en julio pasado durante su segunda revisión de la situación de esas garantías “su inquietud por la situación de discriminación” que sufren las personas LGTB en el país, donde “estas muertes son la más dramática manifestación”.

Unas 31 personas LGBT han muerto de manera violenta este año en Honduras y en la mayoría de los casos no hay “avances relevantes en la investigación”, añadió. Destacó además “la responsabilidad política” manifestada por el Estado de Honduras en 2015 cuando presentó el Examen Periódico Universal (EPU).

Honduras asumió entonces ante el Consejo de Derechos Humanos “compromisos relativos a la promoción de una cultura de tolerancia, prevención de la violencia motivada en orientación sexual e identidad de género y su investigación y sanción eficaz“, subrayó el delgado.

 

Y tú ¿qué opinas?