Foto: Desastre

Las autoridades escolares explicaron la razón del nombre durante la ceremonia de inauguración.

Chile se ha caracterizado en los últimos meses por portarse como un país incluyente, sobre todo, a partir de lo que sucedió con Daniela Vega.

En esta ocasión el esfuerzo en materia de derechos para personas LGBT, en particular para personas trans, ha dado buenos resultados, los suficientes para que en Santiago —la capital chilena— se abriera recientemente una escuela para niñas y niños trans.

Lo que más nos llena de orgullo de esta institución es que lleva el nombre de Amaranta Gómez Regalado, una activista mexicana muxe que ha trabajado de la mano de profesores chilenos para crear este colegio como una alternativa al sistema escolar binario.

De acuerdo con Evelyn Silva, presidente de la Fundación Selenna:

La iniciativa de una escuela nació en diciembre del año 2017, cuando nos dimos cuenta que un 15% de las niñas y niños de la Fundación no llegaban a completar el año escolar en sus escuelas

Silva es otra de las activistas con una amplia trayectoria en el reconocimiento de los derechos de las personas trans, sobre todo de los niños y sus familias.

El colegio es «un espacio libre de todo tipo de violencia», según Silva, pues se busca «desarrollar una educación libre donde les niñes y jóvenes sean protagonistas y encargados de construir el conocimiento como un acto político, desde la relación con los y las educadoras y con sus compañeros y compañeras, pasando de ser seres sociales pasivos a seres sociales activos, autónomos y pensantes».

Foto: Presentes

Quien también participó en la inauguración de esta escuela fue Romina Ramírez, una activista trans y profesora de historia que tiene clara la función de esta escuela dentro de la sociedad:

Si existen instituciones educativas con una fuerte inclinación religiosa o en algunos casos en el sur de Chile se observa la existencia de colegios con un importante componente cultural mapuche. Entonces: ¿Por qué no pudiese existir una escuela trans sin exclusión de otros estudiantes no trans?

La relación entre las activistas chilenas y la muxe mexicana, según su testimonio, es de años. De acuerdo con Silva:

Amaranta es una figura que representa varias luchas sociales y muestra también una forma de ser trans distinta a la que está dando vueltas hoy en la élite social, una forma más liberadora y mucho más enriquecida desde lo cultural, colectivo y familiar.

Foto: World Pride Madrid/Amaranta Gómez Regalado

Pero la activista agrega:

El nombre de la escuela responde a una necesidad de entregar a les niñes una referente donde puedan mirarse y salgan de la nube gris que la sociedad pretende rodearles, con el prejuicio de solo tener la posibilidad de ser estilistas o trabajadoras sexuales.

Foto: Presentes

Nos alegra que tanto homosensuales chilenos como mexicanos estén en constante contacto.

b