Foto: Pilerats

Hay cosas que la gente heterosexual no haría si estuviera en sus cinco sentidos. Estas son algunas maneras en las que los bugas se divierten con sus amigos gays cuando andan de fiesta.

La otra noche estaba en una reunión donde predominaban las mujeres heterosexuales (también conocidas como ‘bugas’). Una de ellas habló acerca de una chava que a mi juicio es bisexual, con la que se había besado en una fiesta. Para la buga, ese beso solo había sido algo «de la peda», pero para la chica bisexual había sido algo diferente.

«Yo no soy lesbo».

Cuando terminó de contar la anécdota y de comentar que fue raro cuando la chica bisexual «le empezó a intensear», la buga concluyó con el comentario: «Yo no soy lesbo». Es curioso cómo un mismo suceso puede significar tanto para alguien y a la vez absolutamente nada para la otra persona. Y pensé en cuán común es que l@s heterosexuales hagan cosas con miembros de la comunidad LGBT+ que quizá no harían en estado de sobriedad .

Sin afán de martirizar a los gays ni mucho menos, aquí les dejo algunas formas en las que los bugas nos utilizan en la peda.

Para cumplir sus fantasías sexuales

Hace muchos, muchos, muchos años (¡ja!) tuve un novio que sabía que también me gustaban las chicas. No llevaba ni tres días con él y, en una peda, me propuso que tuviéramos un trío con otra chava. Otro ejemplo: una amiga mía que hoy es lesbiana descubrió su verdadera orientación sexual después de que su marido la convenció de tener un trío con otra mujer. ¿A qué voy con esto? A que algunos bugas utilizan a los gays para cumplir sus fantasías sexuales. En el caso de los hombres, muchas veces una de estas fantasías es la de tener un trío con dos mujeres. Pero ojo, muchachos, no les vaya a salir el tiro por la culata.

Un trío entre dos mujeres y un chico / Foto: Pinterest

Para darle celos a su novi@

Una amiga se peleó con su novio porque se fue de fiesta con sus amigos, así que a ella le pareció buena idea llamarme para que la llevara a un antro gay. El novio se alucinó e imaginó miles de escenas lésbicas en las que su novia y yo nos uníamos para engañarlo. Pero no, solo fuimos a bailar y beber. Eso sí: la estrategia de mi amiga para darle celos a su novio funcionó.

Para experimentar

Quizá les haya pasado que conocid@s o amig@s heterosexuales que saben que ustedes son LGBT+ recurran a ustedes para experimentar. Sucede que estas personas ya tienen lo que denominamos ‘la espinita’ de saber qué se siente besar a alguien de su mismo sexo (o a alguien trans, por ejemplo), entonces buscan con quién poder hacerlo.

No dudo que ustedes se hayan ‘sacrificado’ más de una vez para ayudar a orientar a sus queridos amigos. Lo único peligroso de esto es que alguien puede enamorarse, y suele pasar que quien lo hace es el LGBT+ y luego sufre mucho porque para el buga solo era un juego, un ‘ver qué onda’, pero hasta ahí. Y ya, si tienen mucha suerte, la persona buga puede que se enamore de ustedes y salga del clóset y sean muy felices durante un tiempo. Pero no. Lo siento, generalmente no es el caso.

Para llamar la atención

Hay personas que se sienten poca cosa entonces inventan historias en las que ellas son el centro de atención. ¿Nunca les ha pasado que un buga dice que ustedes le tiraron la onda cuando para nada era cierto? A ese tipo de gente me refiero. Gente que dice que un gay o una lesbiana les tiró la onda entonces tuvieron que rechazarl@ porque ‘qué asco, yo no soy gay’. Una ‘amiga’ con la que estudié dijo que yo le había tirado la onda, cosa que fue falsa, y divulgó el rumor. Obvio le creyeron a ella porque ya todo mundo dominaba que yo era ‘rara’ entonces se tragaron el cuento. Pero es falso que los gays, las lesbianas o los bisexuales estemos enamorados de nuestros amigos y nos les aventemos. ¡Sabemos respetar! Pero esta gente, al tener la autoestima tan baja, necesita encontrar atención, y está dispuesta a utilizar la mentira para lograrlo.

Para que les inviten la peda y hasta los viajes

Una amiga lencha caballerosa se quejó de que las bugas solo la usan para que les invite la cena, la fiesta y, en algunos casos, hasta los viajes. Ahora, esto ya es decisión de mi amiga lencha caballerosa. Si tú eres lesbiana y te enamoras de una buga eres libre de hacerlo, pero si notas que no pasa nada entre ustedes es probable que solo te esté usando y medio dándote de alas para sacarte drinks y viajes. Después de que aceptes la realidad, tienes tres opciones: a) seguirle invitando la peda y los viajes a sabiendas de que nunca pasará nada; b) no dejarte utilizar y dejar de tratarla como si fuera tu novia; c) seguir pagándole la peda y los viajes porque estás empecinada en creer que no es buga, que en el fondo también está enamorada de ti, y que pronto, muy pronto, sucederá algo entre ustedes porque tú estás segura de que «todo el mundo es bisexual».

Sobre todo en el caso de las mujeres bugas he notado que muchas de ellas piensan que es divertido y hasta cool darse uno que otro beso con otra chava en la peda. Pero no se enamoren, chicas, es solo un juego.

Foto: Pilerats

Amigos gays me han contado que también hay muchos hombres que según esto son bugas, tienen novia y todo, pero bien que se los han besuqueado y hasta hecho más cosas, pero después del encuentro, todo vuelve a la ‘normalidad’, ellos siguen con sus novias y luego hasta se casan y pues «lo que pasa una vez es como si no pasara nunca».

Hay de todo en la viña del señor, así que cuéntenme, ¿a ustedes cómo los han usado l@s bugas en la peda?

Que viva el amor.