Foto: Tofugu

Los Samuráis veían los actos homosexuales de una manera muy diferente.

Los Samuráis eran guerreros del antiguo Japón, el verdadero significado de esa palabra es “el que sirve” de una élite militar que gobernó al país durante muchos años. Se originaron a mediados del siglo X y tomaron fuerza después de una guerra en el siglo XII y se considera que el último Samurái que existió fue hasta 1887.

Durante ese periodo las personas no se consideraban homosexuales, sin embargo participaban en actos homosexuales entre ellos mismos, este tipo de relaciones era muy normal. Lo único que sí podía causar problema era la diferencia de edad ya que había relaciones con jóvenes de 13 a 16 años con adultos y a eso lo consideraban como pederastia.

Ellos tenían una tradición que se llamaba Wakashudo la cual consistía en enseñarle a un joven aprendiz todas las artes marciales que existen y el código de honor de un Samurái, mientras se tomaban esas lecciones existía una relación amorosa y sexual, ya que aprendían todo lo necesario y llegaban a la edad adulta esa relación terminaba y quedaban como buenos amigos.

Foto: K-Magazine

El hecho de que hubiera relaciones entre dos hombres era porque consideraban que el enamorarse y entablar algo más formal con una mujer era un sinónimo de debilidad y eso los convertiría en femeninos (Qué onda con el machismo).

Con el paso del tiempo la cultura Occidental llegó al Oriente y por las tradiciones, creencias religiosas y costumbres dejaron de ver esos actos homosexuales como algo normal y se convirtieron en algo muy desagradable y de mal gusto para toda la sociedad (esos cristianos aburridos).

¿Quién quisiera ser un Samurái?.