Colegialas besándose, baños públicos, ropa cero discreta o simplemente una letra que nos habla directamente… estos 10 videos musicales cambiaron el mundo para los LGBT+, pero por supuesto, también para los grupos que no nos quieren tanto.

Muchos de nosotros, desde nuestra trinchera, tratamos de poner nuestro granito de arena para mejorar este planeta. Algunos desde juzgados y cámaras de legisladores, otros, en las calles con pancartas, otros, como un servidor, tecleando frente a un monitor información para borrar estereotipos y estigmas, y otros, como estos valientes músicos, sobre escenarios, vibrando en nuestros audífonos, o bien, con videos musicales con fuertes declaraciones sobre la comunidad LGBT+ o incluso sobre su propia sexualidad.

Estos 10 videos cambiaron el mundo de heterosexuales y homosexuales, de bisexuales, trans, queers y todos los espectros del arcoíris; y aunque todos son diferentes, tienen algo en común: pertenecen a músicos pioneros y valientes, que se atrevieron a decirle al mundo lo que pocos se habían atrevido a decir, y arriesgando sus propias carreras y hasta sus vidas personales.

Culture Club: Karma Chameleon

Esta banda inglesa de 1981 trajo a la luz, dos años después de haberse integrado, el video de su sencillo Karma Chameleon, de su álbum Colour by Numbers. La pegajosa canción habla de las mentiras de alguien camaleónico, que con su encanto logra seducir al protagonista. En 1984 de hecho este sencillo se mantuvo tres semanas en el primer lugar del Billboard Hot 100 en Estados Unidos, y le dio la vuelta al mundo, abriendo puertas para los LGBT+ gracias al estrafalario y andrógino look (y voz) del vocalista de la banda, Boy George, que salió del clóset en 1985 (para sorpresa de pocos) en una entrevista con la prestigiosa periodista Barbara Walters. Desde entonces, la imagen de este cantante se ha refinado (aunque nunca ha dejado de llamar la atención y de mezclar elementos masculinos y femeninos), y su identidad ha sido un ejemplo para quienes no nos identificamos con la mayoría.

Liberace: Malagueña

Władziu Valentino Liberace, con ese nombre, no podía ser un ser humano común y corriente, ni heterosexual. Este prodigio inglés del piano durante cuatro décadas iba y venía de conciertos, presentaciones en TV, grabaciones, películas y más; pero con el detalle de que usualmente dejaba el aburrido traje negro y camisa blanca acumulando polvo en un gancho arrumbado de su habitación, optando por trajes de terciopelo brillante, con plumas, piel y lentejuela. Y a pesar de que su sexualidad pudo haberse visto desde una estación espacial, durante una época en la cual los el mundo tachaba los actos homosexuales, su talento y personalidad parecía encantar al público, el cual se hacía de la vista muy gorda durante sus apariciones sin ropa del departamento de caballeros desde los 50s. Y este, uno de sus primero videos musicales (el en cual toca una de sus melodías favoritas, Malagueña, en los 60s), le dieron la vuelta al mundo para empezar a abrir puertas de armarios.

Dead or alive: You Spin me around

“Me haces girar y girar como un álbum”, esta canción no dejaba de sonar en el radio y en las tornamesas de las discotecas en 1985, haciendo cantar a todos sobre esa persona especial que “parece divertirse mucho” y que se morían por conocerla. Esta banda, también británica, generó mucha controversia en los grupos conservadores gracias a su vocalista Pete Burns, quien, como pueden comprobar en su video, lucía descaradamente femenino. Pero ese fue sólo el inicio, desde entonces, Pete se dedicó a transformar su apariencia, con vestidos, maquillaje y zapatos, pero también con cirugía plástica, para lograr verse como deseaba, sin etiquetas, hasta el fin de sus días.

Frankie Goes to Hollywood: Relax

En 1984 la banda de dance inglesa vendió bastantes copias de su álbum Welcome to Pleasuredome. ¿Entonces por qué fue un himno para los LGBT+? ¿Por qué cambió al mundo este exitoso video? Primero, por la publicidad, que incluía a los miembros de la banda luciendo un sombrero de marinero, un chaleco de cuero, guantes de hule y la frase “All the nice boys love sea men” (todos los chicos buenos aman a los marineros, pero por el juego de palabras en inglés, marineros suena como semen). Segundo, por su letra, la cual nos invita a relajarnos, a atrevernos, a dejar de aguantarnos las ganas, a vivir sueños, a cambiar esquemas y a decirle al mundo que aquí vamos. Esta letra, según la banda, simplemente habla de hacer lo que sea que uno quiere con el sexo. ¿Les tomamos la palabra?

Elton John: Sorry seems to be the hardest word

En cinco décadas de carrera ha vendido más de 300 millones de discos, ha tenido decenas de números 1, como su canción para la Princesa Diana, Candle in the wind (1997, 33 millones de copias vendidas), ha ganado grammys, brits, un oscar, un Golden Globe y un Tony, lo amamos por Don’t go breaking my heart, Your song, The circle of life y muchas más, y la reina de Inglaterra lo hizo caballero… a un homosexual. Elton salió del clóset como bisexual en el 76 después de haber estado casado con dos mujeres, y como gay en el 88. Y, como podemos comprobar en este video del 76, un clip sencillo, su sexualidad ya comenzaba a escandalizar al mundo gracias a su imagen flamboyante y a letras de canciones bellas pero las cuales no especificaban si las compuso para un hombre o una mujer.

Relacionada: Top 10: modelos en videos musicales.

Ricky Martin: Lo mejor de mi vida eres tú

Ricky no fue el primero en salir del clóset, ni fue sorpresa para muchos. No obstante, en la comunidad latina, sigue habiendo pocos músicos de su talla pública y orgullosamente gay, debido al aún fuerte machismo del show business en América Latina. Desde 2000, en una entrevista para The Mirror, Ricky empezó a dar respuestas poco claras sobre su sexualidad, pero fue hasta 2010 que lo hizo oficial en su página web. Fue entonces cuando comenzó el temor del fin de su carrera, ya que su éxito se debía en gran parte al hecho de haber sido símbolo sexual desde sus inicios. Fue entonces que llegó este sencillo, en 2011, con una letra y un video honestos y profundos, mostrando mensajes inclusivos y parejas diversas, con un nuevo Ricky dispuesto a darle la cara al mundo. Hoy, como sabemos, sigue siendo tan exitoso como siempre, y, quizá, hasta más guapo, pero sobre todo, más feliz.

George Michael: Outside

A pesar de que claro que había rumores desde los inicios de su carrera en la banda Wham!, una vez que sacaron a este inglés del armario en 1998 tras un arresto por un “acto inmoral” en un baño público, no hubo marcha atrás, y parece haber salido con pirotecnia. De hecho, este video del mismo año lo usó como herramienta, no solamente para confirmarle al mundo su orientación al ritmo de disco, sino además, para hacerlo de forma insolente: una parodia de un sexy policía (el mismo George) que se porta mal en baños públicos, los cuales se transforman en una discoteca, con orinales que se transforman en elementos decorativos del bar, y que además muestra banderas de Estados Unidos, vaqueros gay, y sexo en albercas, en elevadores con paredes de vidrio, azoteas y en baños de hombres en el gimnasio. ¿Mencioné que además la letra nos ruega por salir del clóset?

RuPaul: Supermodel (You better work)

¿Qué mayor impacto para el mundo que el primer video musical de la mayor drag queen de la historia? You Better Work, de 1993, lanzó a RuPaul Charles a la fama internacional, y desde entonces no ha dejado de subir. A estas alturas sobra mencionar sus exitosos shows RuPaul’s Drag Race y Skin Wars, y su amistad con gigantes como Cher, Joan Rivers y Lady Gaga. Pero todo esto sucedió gracias a este video, un tributo al estilo de vida drag, a los clubes clandestinos en Nueva York con competencias de Voguing, al transformismo, a la feminidad, al maquillaje, los zapatos, el cabello y los vestidos pegados y cortos con lentejuela, y a este arte completo del entretenimiento que hoy es uno de los más respetados y aclamados. Thank you, Mamma Ru.

Village People: Macho Man

Desde 1978 un motociclista, un policía, un obrero, un vaquero, un indígena norteamericano y un soldado revolucionaron la música disco y la sexualidad con un video que comienza con un hombre musculoso, velludo, masculino y sudoroso haciendo ejercicio, para después mostrar a cada miembro del grupo que empieza a preguntarnos si “queremos sentir su cuerpo”. Este género musical y esta banda fueron símbolos de nuestra comunidad como pocos han existido, pero esta canción reta las etiquetas de masculinidad y celebra nuestra sexualidad desde hace cuarenta años, y siguen siendo parte de bodas y marchas del orgullo tan vital como el oxígeno.

Queen: I want to break free

No podíamos terminar más que con quien llevó la corona de Queen. Freddie Mercury es indudablemente uno de los homosexuales más impactantes de la historia, y quizá el mejor cantante de rock que ha habido. Su sexualidad también se veía mejor que la Torre Eiffel un día soleado, y claro que en muchos de los videos de esta banda británica esto era evidente, pero el descaro llegó a un límite con el video I want to break free (1984). No conforme con una canción que habla de ser libre, Mercury se atrevió a salir con ropa de mujer, maquillaje y una peluca (pero aún con su bigote), limpiando una casa cual ama de casa abnegada, retando etiquetas, estereotipos y convenciones sociales.

Todos ellos han sido grandes de la música, el talento es innegable, pero haber dado este paso merece una ovación de pie. Gracias por lo que hicieron por nosotros, por tumbar barbillas y levantar cejas, por ser voceros de la comunidad. Nunca serán olvidados.

Artículo anteriorTodos somos iguales
Artículo siguienteMeade y Anaya se unen al Frente Nacional por la Familia
Internacionalista egresado del ITESM CCM, y Maestro por Investigación en Medios, Comunicación y Cultura por la Universidad del Sur de Gales, este chico ha concentrado su formación académica y profesional en la difusión cultural global, y las relaciones, los medios y la comunicación internacional. A través de su pluma virtual trata de informar a la comunidad y a la sociedad para eliminar tabúes. Odia las mañanas, pero ama a los perros, y se da por bien servido si al menos a una persona le alegra el día, la hace reflexionar, o le dice algo que no sabía y que encuentra bello o útil.