Hace unos días Billboard se sentó con Hayley Kiyoko para hablar sobre su nuevo video y lanzar además, la cuarta edición de su playlist de orgullo queer, Queer Necessities, que cada mes se renueva para ofrecer nuevas rolas de artistas queer o aliados auténticamente leales.

En sólo dos semanas, la cantante alcanzó más de 2 millones de reproducciones que para ella – y la mayoría de los artistas independientes – es un récord. En la entrevista con Billboard, ella misma reconoce la sorpresa de haber podido alcanzar este número y explica que el trabajo de años comienza a rendir frutos. Ella es fan de Tegan and Sara que, como muy atinadamente explica Billboard, es un paralelo pero no un reflejo de las carreras de estas artistas.

El estilo musical de las gemelas es muy diferente al de Hayley, además de que la diferencia de generaciones también marca diferencias importantes. Decir que Tegan and Sara abrieron camino para que figuras pop como Hayley pudieran tener una carrera es decir poco, pero también es importante reconoces cuando algunas de estas figuras deciden tomar el control de sus carreras y hacer lo que realmente quieren.

Hayley Kiyoko ha mostrado en videos musicales su sexualidad con orgullo

De hecho, parte de la inspiración para el nuevo video de Hayley es pensar porqué los hombres tienen derecho a hacer ciertas cosas y ella no. Lo que sí, aclara es que ella no busca “hacerlo como un hombre”. En el video la vemos caminando e intentando seducir a una mujer que va caminando por la calle. Hayley dirigió y protagonizó el video, así que para ella era importante que esta persecución fuera divertida y consensual, “pero además quería hacerlo de una manera innovadora, por eso decidí hacer todo en una toma. Fue una locura, pero estoy muy feliz con el resultado. Además me encantan los colores. Cuando escucho música, veo colores, así que visualmente estoy feliz con el resultado.”

En 2015, Hayley estrenó Girls Like Girls y la revolución inició. Dos años después, fans, bloggers lesbosensuales y críticos de música la reconocen por lo que ha hecho por la música indie pop pero también por la visibilidad que le ha dado a la comunidad lesbosensual. Esta vez su disquera ya no puso tanta resistencia para el concepto del video, dice ella. “Siento que la gente está empezando a  entender, que siempre me van a gustar las mujeres y siempre va a haber una involucrada en el video. Hay muchas formas de contar esas historias, y si hago mi trabajo bien voy a poder contar estas historias todo el tiempo y siempre serán nuevas y únicas estas formas porque hay muchas partes en una relación.”

Ahora, sus fans le agradecen cómo sus conciertos son espacios seguros para que los asistentes sientan que puedan ser quienes son (un trabajo que también han hecho Tegan y Sara), que ahora muchas de sus fans entienden qué sienten las adolescentes heterosexuales cuando van a ver a Justin Bieber o simplemente, decirle que Hayley se ha convertido en el ícono lesbosensual indie que no sólo necesitábamos, pero merecemos. Definitivamente, nos falta encontrar nuestro ícono en Latinoamérica (Javiera Mena, te estamos viendo).

¿Ustedes también le dan ese título?