Ahhh los 2000s: tener que usar un cable para conectarse a internet (y no poder hacer llamadas por el fijo mientras se navegaba), nos reíamos de dos agentes del FBI vestidos de rubias, el furor por Harry Potter y Rebelde empezaba, Paris era la dueña de la cultura pop, la gente usaba gorras Von Dutch, y Mean Girls era LA onda (y decir “la onda” era la onda). ¿Pero qué videos musicales LGBT+ fueron los mejores de los 2000s?

La escena musical era algo diferente en esta década, y no, no hablo del Aserejé. En los videos de boybands, los chicos cantaban “Bye bye bye” y “The shape of my heart”, eras Team Britney o Team Christina, Onda Vaselina se cambió de nombre, Beyoncé y Nicole Scherzinger tenían sus coristas fijas, Shakira se volvió rubia y empezó a cantar en inglés y empezaba a sonar una tal Miss Gaga o algo así en el radio de los autos. Pero la música también fue significativa para los LGBT+.

Recordemos que México le dio la bienvenida al nuevo siglo con las uniones civiles entre personas del mismo sexo, que se legalizaron en el año 2000, y que las sociedades de convivencia entraron en vigor en 2007. Por su parte, en la industria de la música, el pop, el rock y la electrónica exploraban nuevos horizontes, el hip hop, el rap y el R&B se llegaban a colar en las bocinas, pero sobre todo, los derechos LGBT+ comenzaban a fortalecerse en todo el mundo, y reflejarse en esta industria, como lo veremos en este conteo:

Madonna: American Pie

Empezamos el milenio con este cover del clásico del rock de Estados Unidos de Don McLean (1971). La reina del pop decidió usar esta canción para el tema principal de su película The next best thing, donde el guapísimo Rupert Everett interpreta a su mejor amigo gay para que, juntos, contemplaran la posibilidad de ser padres. Por si esto no fuera suficiente razón para que los LGBT+ amemos esta canción, el video musical, además de mostrar elementos nacionales clásicos de la Unión Americana (como la bandera, un equipo de football americano universitario, policías, porristas de preparatoria y militares), impactó a muchos con imágenes de fornidos hombres sin camisa haciendo ejercicio, mujeres besándose y hombres haciendo lo mismo.

P!nk: Get the party started

A pesar de que amamos Just give me a reason, Try y Raise your glass, este es uno de los mayores éxitos de la cantante de Pensilvania, de su álbum M!ssundaztood (2001). La canción es ligera, pegajosa e ideal para las fiestas (todavía), al grado de haber sido número uno en varios países y también un parteaguas en su carrera. El video, aunque muy bien hecho y producido, no es precisamente escandaloso en términos de diversidad sexual. ¿Entonces por qué le movió el piso a la comunidad? Por tratarse de una artista abiertamente diversa. A P!nk no le gustan las etiquetas, ni cerrar puertas, ni limitar posibilidades románticas o sexuales con nadie; además, ha sido una gran abogada de nuestros derechos desde hace mucho.

Lady Gaga: Poker face

Antes de auto-coronarse como Mother Monster, antes de la lluvia de Grammys, antes del Golden Globe y antes del magnífico homenaje a Julie Andrews en los Oscars, Stephanie Joanne Angelina Germanotta conquistó al mundo con este sencillo de su álbum The Fame en 2008. Claro que en el clip musical le aplaudimos la genial coreografía y el look impactante, pero si por algo nos cautivó fue por la letra de la canción, que narra la historia de una mujer que finge disfrutar el sexo con su novio, mientras piensa en otra mujer. Ya después confirmaríamos que Gaga es bisexual, y también se volvería en otra gran defensora de la comunidad, pero todo comenzó con esta canción.

Christina Aguilera, Lil’ Kim, Mya, P!nk: Lady Marmalade

Giuchie, Giuchie, ya ya dada, Giuchie, Giuchie, ya ya here, Mocha Chocalata ya ya, Creole lady Marmalade… Voulez vous coucher avec moi ce soir? A este cover de Labelle le pusieron mucha pimienta en 2001 para el espectacular espectacular film Moulin Rouge!. Se mantuvo en el primer lugar del Billboard 100 durante cinco semanas, pero si por algo volvió loco al mundo (además de las voces), fue por ver a este cuarteto cantando y bailando muy seductivamente en ropa interior. ¿Y por qué fue un himno LGBT+? Además de que muchos en la comunidad amamos los musicales, este en particular tenía el glamour del cancan del París de 1900, incluyó melodías de grandes homosexuales como Freddie Mercury y Elton John, y no olvidemos la excelente actuación de Jim Broadbent en drag de Like a virgin.

Morbo: Enséñame

En 2001 a todos nos dejaron el ojo cuadrado con este video de la banda mexicana Morbo, liderada por el ex-vocalista del grupo de electro-pop Moenia, Juan Carlos Lozano. Se trata de seis extraños que ocupan un elevador, entre ellos, Lozano, que con su deliciosa voz nos deleita con la melodía. De repente, un muchacho y una jovencita empiezan a lanzarse miradas coquetas, hasta que ya no aguantan más y se besan. Entonces, una chica sexy, un cartero, un ejecutivo y otra muchacha con collarín comienzan también a lanzarse miradas entre ellos, para después, rendirse también ante sus instintos. El detalle es que los dos hombres comienzan a besarse, y las dos mujeres los imitan. De pronto, el elevador se detiene y las luces se van. Si no han visto el final del video, no se los arruino, pero sólo les digo que vale mucho la pena.

Relacionada: Playlist para que… ¡te toques!

t.A.T.u.: All the things she said

Uno de los pilares millennials. Este dueto ruso rompió barreras en 2002 gracias a este video, el cual no sólo es lésbico, es sobre dos bellas y desesperadas colegialas (o sea, menores de edad), atrapadas detrás de cercas, alambres de púas y barrotes, en uniformes muy cortos y ajustados, mojados por la lluvia, y besándose a escondidas y muy apasionadamente. Algunos de ustedes lo recordarán en sus televisiones, empezando a cuestionarse su propia sexualidad, y preguntándose si algún día encontrarían a alguien para vivir un tórrido romance que, de la misma forma que a ellas, no les importara las consecuencias que trajera, desde miradas y susurros hasta dejarlo todo para empezar de cero en un lugar lejano.

Katy Perry: I kissed a girl

El despegue de la carrera de Perry no pudo haber sido más fenomenal. En 2008, la sexy y talentosa californiana obligó a muchos a llevarse la palma de la mano al pecho cada vez que empezaba a sonar su canción sobre una muchacha que, sin planearlo, se atrevió a hacer algo fuera de su zona de confort, esperando que su novio no se enojara: besar a una chica (y le gustó gracias al sabor de sus labios cubiertos con bálsamo de cereza). En el clip vemos a Katy bailando con otras mujeres, con un escote pronunciado, tacones altos y una falta muy corta, y con un gato en sus manos (obvio haciendo referencia al término pussy en inglés, que significa tanto gatito como vagina).

Christina Aguilera: Beautiful

Volviendo con Christina, esta canción de su disco Stripped (2008) se volvió un estandarte de la comunidad LGBT+. Con una bella melodía y una letra profunda (y antes de Born this way y de This is me), Aguilera le dedicó con su voz única esta canción a todos los que en algún momento no nos hemos sentido hermosos por dentro y/o por fuera. Y en este video, incluyó a una chica negra, a un jovencito obsesionado con sus músculos, a una estudiante víctima del acoso, a un punteo al cual le huyen en el autobús y a una muchacha no conforme con su peso, pero también a una mujer trans ya entrada en años que se pone lo que quiere y a una pareja de hombres besándose cariñosamente en público a pesar de las miradas que los juzgan.

The Killers: Somebody told me

“Nunca pensé que permitiría que un rumor arruinara mi luz de luna”. La banda de Las Vegas de rock indie, encabezada por el hermoso Brandon Flowers, lanzó en 2004 el exitoso álbum Hot Fuss para conquistar al mundo con Mr. Brightside. Sin embargo, esta canción algo menos popular nos habla de un chico harto de perseguir a una chica, la cual, sorpresa sorpresa, ¡le sale con que tiene un novio que se parece a una novia que tuvo el chico en febrero del año anterior! Así, el chico lo quiere intentar, pero simplemente no sabe cómo hacerlo… no hay remedio.

Gloria Trevi: Todos me miran

Cerremos con la cereza del pastel. A pesar de que la regia ya era un ícono LGBT+ desde hace muchos años, su apoyo y amor por la comunidad no pudo haber quedado más claro en 2006 cuando lanzó este sencillo de su álbum La trayectoria. La letra la cantamos a todo pulmón desde entonces en antros, karaokes, la regadera y el coche porque nos hace sentir como las reinas de la noche que somos al soltarnos el cabello, ponernos tacones y liberarnos de las cadenas de quienes nos reprimen y juzgan. Pero además, el video muestra a una mujer trans a la cual no le importa lo que digan y que camina segura en la calle como desea verse.

¿Se acordaron? ¡No fue hace tanto! ¿Faltó alguno? Estos videos musicales comenzaron a abrirle las puertas del clóset a una generación de millennials que hoy gozan de derechos y libertades privilegiadas, por eso, le agradecemos a todos estos artistas desde el fondo de nuestros corazones. No dejen de comentar y compartir. TTYL

Y tú ¿qué opinas?