Imagen: Soy Homosensual

Conoce estos 6 puntos que te harán el mejor pasivo del mundo.

Ser pasivo es un arte, chamacos. Implica mucho trabajo y mucha responsabilidad, pero la recompensa es dulce si tú y tu muchachón saben estimularse como los dioses del sexo mandan. Recordemos que los hombres tienen su punto G en la próstata y ésta se estimula de forma anal, así que son maravillas las que pueden lograr aventurándose en sus madrigueras del placer. Por eso les pasamos algunos puntos que deben considerar para pasivear bien y bonito y no sentir retortijones en el intento. Que la fuerza los acompañe.

Probando, probando, probando

Si apenas estás incursionando en esto de la pasividad, podría convenirte comprar un kit de estimulación anal, o plugs anales de diferentes tamaños. Empieza con el más chiquito y ve avanzando con los tamaños según vaya aumentando tu dilatación. Puedes usar tus deditos, bolas chinas… con lo que te acomodes, pero recuerda tener un lubricante a la mano siempre.

Imagen: Giphy

Limpieza

Este es un punto que preocupa a muchos, sobre todo cuando son pasivos primerizos. Y gurl, the struggle is real. La peor pesadilla de muchos es, como dijeran las malas lenguas, dejar capeado el chile. Pero tranquilo, hay formas de evitarlo. Existen kits de enemas y peras irrigadoras con las que puedes hacerte tu lavado anal en la comodidad de tu hogar. También se ha hecho conocer una pastilla de chía, linaza y plantado ovata que limpian tu intestino, evitándote las horas previas de limpieza tradicional.

“Tan, tan sexy”./ Imagen: Giphy

b