Además de ir a comer tortas ahogadas, a los turistas les encanta ir al Instituto Cultural Cabañas, al Templo Expiatorio, a la Catedral y al Teatro Degollado. ¿Pero y el turista LGBT qué debe hacer en Guadalajara?

Guadalajara es una de las ciudades coloniales más bellas de México. Gracias que fue una de las primeras en ser fundadas, hoy es la segunda más grande del país.

Y a pesar de que se ha visto en algunas controversias en lo que a temas LGBT se refiere, claro que su población sexodiversa es fuerte y vibrante. Entonces, las cinco cosas que no debemos dejar de hacer son:

Regresar

1. Mariachis

Ir a Guadalajara y no escuchar una banda de mariachis tocar el Jarabe Tapatío, acompañado de un ballet folclórico es imperdonable. Claro que la música regional mexicana es uno de los mayores tesoros culturales del mundo, pero los trajes apretados de charro de los bailarines y mariachis es un excelente extra que a algunos nos encanta. Ahora que si ustedes llevan las guitarras y las trompetas en la sangre, el Festival Internacional del Mariachi (entre agosto y septiembre) es la experiencia del mariachi equivalente a aventarse en bongi.


Ay ay ay ay ay
Regresar

Cultura, historia, sabor y diversión, todo nos espera en Guadalajara. Además, los tapatíos son de los chicos más guapos del país, no sé qué tengan o a qué se deba, pero definitivamente no podemos regresar a casa sin haberlo comprobado entre Tequila body shots.