Los datos que este estudio arroja son importante para conocer cómo un país que, se supone, tiene más facilidad para acceder al PrEP no lo usa.

Un nuevo estudio realizado por el Instituto Williams de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA, por sus siglas en inglés), descubrió que sólo un pequeño porcentaje de personas elegibles están tomando profilaxis preexposición (PrEP) para prevenir el VIH.

Esto, según Phillip Hammack, profesor de la Universidad de California, Santa Cruz y autor principal del estudio, aseguró para Los Angeles Blade que su equipo encontró que temas como la “desinformación” y “una buena cantidad de vergüenza sexual” eran los culpables de que los hombres que mantienen relaciones sexuales con otros hombres no siguieran la PrEP como medida preventiva. Con desafortunados comentarios regulares entre los que hay como: “Bueno, no quiero ser considerado una prostituta PrEP“.

A principio de este mes, el informe vería la luz, y con él descubriríamos datos realmente interesantes y alarmantes. Tales como que:

Sólo el 4% de hombres que mantienen relaciones sexuales con otros hombres, en todos los grupos de edad, toman PrEP.

Justin Sullivan/Getty Images

Y los datos duros continuaban:

La mayoría de hombres que mantienen relaciones sexuales con otros hombres, de entre 18 y 25 años no reciben exámenes de detección del VIH con regularidad.

Así como un lamentable y alarmante:

25% de hombres que mantienen relaciones sexuales con otros hombres más jóvenes que nunca han sido evaluados.

Pero, afortunadamente, no todos fueron malos comentarios, pues los investigadores también encontraron que los hombres negros que mantienen relaciones sexuales con otros hombres se sometían a pruebas con más regularidad que los los hombres blancos que mantienen relaciones sexuales con otros hombres, sugiriendo entonces que las campañas que se enfocan en brindar información sobre los exámenes de detección del VIH y la atención médica preventiva han sido positivos, teniendo un gran éxito.

Algunos activistas pro LGBT+ deducen que la patente de los fabricantes de medicamentos sobre la PrEP está haciendo que este medicamento sea inaccesible para algunas de las poblaciones más vulnerables del país.

En julio, los activistas de ACT UP y BreakThePatent.org se unieron para instar a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) a romper la patente sobre la PrEP, reduciendo efectivamente su costo. Misma a la que, sin seguro médico, cuesta $1,600 dólares por un suministro de 30 días, mientras que el medicamento en sí cuesta $6 dólares por mes.

Expertos aseguran que el medicamento es accesible para quienes cuentan con Medicaid o un seguro de salud privado, especialmente porque Gilead, su fabricante, participa en programas como Patient Advocate Foundation Co-Pay Relief, que alivian considerablemente los costos de copago para estadounidenses de bajos ingresos.

Sorprendente, ¿no?. Déjame leer qué opinas, Homosensual. Te quiero leer.

b